Autos a gasolina tienen sus días contados

A partir del año 2035 y del 2040 los países más desarrollados, todos los vehículos que se pongan a la venta en el mercado deberán de ser de cero emisiones. O, lo que es lo mismo, los coches de combustión a gasolina dejarán de fabricarse.

Ni de gasolina, ni de diésel, ni de gas natural y ni tan siquiera los híbridos. Solo tendrán cabida los eléctricos o los de hidrógeno, si esta tecnología finalmente acaba consolidándose.

Al menos este es el objetivo del denominado Acuerdo de Glasgow sobre Emisión Cero de Vehículos, que será rubricado hoy en la cumbre del clima que se celebra en la ciudad escocesa, la COP 26, por algo más de 30 países y once grandes fabricantes de automóviles, entre otras entidades.

La alianza, fue promovida por el Reino Unido, el organizador de la COP 26 no es vinculante, ya que no forma parte de las negociaciones oficiales impulsadas por la ONU,pero sí marca el rumbo de una tendencia mundial que es ya inevitable: prohibir los vehículos de combustión.

¡No te vayas sin ver! Autos a gasolina tienen sus días contados

Esta una propuesta de la Comisión Europea, que ha instado a sus países miembros a dejar de fabricar este tipo de automóviles a partir del 2035, aunque la negociaciones en el seno de los 27 todavía están pendientes de cerrarse.

Entre los adherentes destacan la sueca Volvo, Daimler AG Mercedes-Benz, la china BYD y Jaguar Land Rover, una unidad de la india Tata Motors, así como las ciudades de Nueva York, Los Ángeles, San Francisco, Quebec, Sao Paulo, Buenos Aires, Barcelona y Seúl, entre otras.

Los países que firmaron fueron, Canadá, Chile, Reino Unido, Suecia, Turquía, Uruguay e Israel. Hasta anoche, ni Francia, Alemania y España se habían adherido, ni Stellantis (Fiat, Chrysler y Peugeot), que es el cuarto fabricante de vehículos, así como Renault-Nissan-Mitsubishi.

“Este día representa un momento muy especial (…) gobiernos del mundo entero se comprometen a vender coches, furgonetas y vehículos pesados 100 por ciento sin emisiones”, declaró el ministro de Transportes británico, Grant Shapps.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario